Find Help, Find Hope

Trastornos Mentales

Realidad Sobre Trastornos Mentales

Adultos

NAMI apoya con búsqueda de servicios y ayuda en respuesta a graves trastornos que afectan el cerebro, incluyendo: esquizofrenia, desorden sequizo afectivo, desorden bipolar, desorden depresivo grave, desorden obsesivo compulsivo, pánico y otros desordenes severos de ansiedad, desorden de personalidad al borde del límite personalidad, desorden de estrés postraumático, autismo y desorden general del desarrollo y atención deficiente/desorden hiperactivo.

 

Acerca de los Trastornos Mentales

  • Los trastornos mentales son desordenes del cerebro que afectan los pensamientos, sentimientos, estados de ánimo, la habilidad de relacionarse con otros y el funcionamiento diario de las personas. Así como la diabetes es un desorden del páncreas, las enfermedades mentales vienen a ser desordenes del cerebro que frecuentemente resultan en la disminución de la capacidad de seguir las demandas ordinarias de la vida.  Lo más importante, estos desordenes del cerebro son tratables.  Es posible la recuperación.
  • La mayoría de las personas con serios trastornos mentales pueden experimentar alivio de sus síntomas cuando toman medicamentos prescritos. Tratamientos psicosociales tales como terapia cognitiva del comportamiento, terapia interpersonal, autoayuda y grupos de apoyo, rehabilitación vocacional y otros servicios comunitarios que también pueden proveer apoyo y estabilidad así como asistir en la recuperación.
  • Los trastornos mentales no son el resultado de debilidad personal, falta de carácter o una crianza pobre.

Prevalencia

  • La estimación actual en los Estados Unidos es que un 20 por ciento de la población entre (18-64 años) es afectado con desórdenes mentales en el periodo de un año.  Aproximadamente 28 al 30 por ciento de la población tiene ya sea desorden mental o adicción.  Basados en información sobre impedimento funcional, aproximadamente un 9 por ciento de adultos en los Estados Unidos sufren de ansiedad o desorden en su estado de ánimo.
  • En una parte de la población, se considera que un 5.4 por ciento de los adultos sufren de serias enfermedades mentales (SMI). La terminología de serias enfermedades mentales esta sujeto a  regulaciones federales  que generalmente son aplicados en desórdenes mentales que interfieren algunas áreas de las funciones sociales.
  • Las enfermedades mentales pueden afectar a personas de cualquier edad, raza, religión o estatus socio económico. Organización Mundial de Salud reporto que cuatro de los diez causas importantes de discapacidad en los Estados Unidos y otros pises desarrollados son los desórdenes de enfermedades mentales, los que incluyen depresión grave, desorden bipolar, esquizofrenia y obsesivo compulsivo desorden.
  • Estas enfermedades afectan tremendamente a los miembros de las familias y la sociedad en general.

Niños y Adolescentes

Los informes del Director General de Salud Pública y la nueva comisión libre de salud mental del Presidente Bush, ofrecen una enorme esperanza a los millones de niños y adolescentes que viven con desórdenes mentales y con sus familias.  A través de una apropiada identificación, evaluación y tratamiento, niños y adolescentes con desórdenes mentales pueden tener una vida productiva.  Ellos pueden lograr ser exitosos en la escuela, en el trabajo y en su vida familiar.  Sin embargo la abrumadora mayoría de niños con desórdenes mentales no son identificados, la falta de apoyo y tratamiento hacen que sufran innecesariamente a través de sus vidas.  Persiste el estigma, y millones de gente joven son dejados atrás en este país.

Prevalencia

  • En este país, cuatro millones de niños y adolescentes sufren con serios desórdenes mentales que causan un significante impedimento funcional en la casa, la escuela y con los amigos. El veintiuno por ciento de nuestros niños en la nación entre las edades de 6-17 años tienen un diagnosticable mental o desorden adictivo que es un causante de un mínimo impedimento.
  • La mitad de los casos de por vida de los desórdenes mentales comienzan a la edad de los 14 años. A pesar de los tratamientos efectivos,  pueden haber largos retrasos, a veces décadas hasta que aparezcan los síntomas y es allí cuando la gente busca ayuda y recibe tratamiento. Un desorden mental que no es tratado puede llevar a algo más severo, enfermedades más difíciles de tratar y llegar a desarrollar doble más de un desorden mental.
  • En cualquier periodo de un año, solo un 20% de niños con desórdenes mentales son identificados recibiendo así servicios de salud mental.

Consecuencias de Desórdenes Mentales no Tratados en Niños y Adolescentes

Suicidio

  • El suicidio es la tercera causa que lleva a la muerte de jóvenes entre 15 a 24 años de edad, más adolescentes y adultos jóvenes mueran por suicidio que por cáncer, enfermedades al corazón, enfermedades de transmisión sexual (AIDS), defectos de nacimiento, derrame cerebral, neumonía gripe y enfermedad crónica del pulmón o la combinación de los mismos. Más del 90% de niños y adolescentes quienes cometen suicidio tienen un desorden mental.
  • En el 2002, casi 4,300 jóvenes entre 10-24 años de edad han muerto en este país por suicidio.
  • Los Estados Unidos invierte cerca de un billón anualmente en costos médicos asociados suicidios completados e intento de suicidios por jóvenes de más de 20 años de edad.

Fracaso en el Colegio

  • Aproximadamente el 50% de estudiantes con desórdenes mentales de 14 o mayores de 14 años, no terminan el colegio; este es el más alto índice de desertores de cualquier grupo con discapacidad.

Problemas con la justicia Criminal

  • Los jóvenes que padecen con desórdenes mentales que no han sido identificados o tratados, pueden terminar trágicamente en prisiones y cárceles. De acuerdo con los estudios financiados por el Instituto Nacional de Enfermedades Mentales (National Institute of Mental Health) ha sido descubierto una cantidad grande y alarmante de adolescentes,  65% de ellos varones y 75% mujeres que se encuentran ubicados en cárceles juveniles tienen por lo menos un desorden mental.  Nosotros estamos encarcelando jóvenes con desórdenes mentales, algunos muy jóvenes como a la edad de 8 años, en vez de identificar sus desórdenes mentales y ser intervenidos con un apropiado tratamiento.

Un elevado uso de los servicios de salud

  • Cuando los niños que sufren de desórdenes mentales que no fueron tratados durante su niñez se convierten en adultos, ellos utilizan mucho más los servicios de salud mental causando un costo más elevado que en otros adultos. Cuando un niño es dejado sin un tratamiento adecuado,  es muy probable que la enfermedad continúe y conduzca al fracaso en la escuela, oportunidades limitadas de trabajo o no trabajo y a una adultez pobre.  Ninguna otra enfermedad daña seriamente a tantos niños.

 

Become a Member

JOIN NAMI

Get Involved

DONATE NOW

Get In Touch

CONTACT US